La tradición seguida de Jorge Olivares Cospedal viene ligada a la Sierra de Segura desde hace varios siglos.

Mi Abuelo, D. Mariano de Cospedal Bautista, era el farmacéutico de La Puerta de Segura,  pueblo que como su nombre indica es la antesala del Parque Natural. Nos dio a través de sus enseñanzas el trato escrupuloso y exquisito con todo aquello en lo que nos involucramos, nosotros honramos su memoria con el diseño de nuestra etiqueta, fiel representación de las cajas en las que se entregaban los productos medicinales.

Mi Padre, D. Ramón Olivares Zamora, poseía los olivos de los cuales procede este aceite, olivos centenarios que le dan a nuestro zumo unas características únicas; Gracias a él aprendí a respetar la naturaleza y a amar las labores  del campo. Su olivar nos sigue dando hoy en día los frutos que año tras año sigo recogiendo para elaborar  el Aceite de Cospedal.

La conjugación perfecta de nuestra familia la tenemos en estas botellas en donde hemos conseguido integrar el mejor aceite junto con un envase que evoca las propiedades beneficiosas de este producto milenario.

Espero que ustedes, su familia y sus amigos sepan disfrutar de este producto tanto como yo disfruto al elaborarlo.

Jorge Olivares de Cospedal

Un Aceite, Una Familia